Ideas

Cuidados para tu vestido de novia.

Después de visitar montones de tiendas y probarte algunos cuantos vestidos, por fin ha sucedido: has encontrado el vestido de novia perfecto, ése que hizo volar tu imaginación hasta el momento donde estás diciendo “Acepto” frente al amor de tu vida. El único problema es que faltan 3 meses para tu boda y no sabes ni donde guardar tu vestido de novia o que cuidados necesita para que permanecer intacto hasta el gran día y que parezca recién sacado de la tienda, es por eso que te recomendamos tomar nota de los siguientes consejos para evitar maltratar tu vestido de novia y llevarte cualquier sorpresa el día de tu boda:

Cuidados para tu vestido de novia antes de la boda.

Previo a llevarlo a tu casa: En el momento en que estés realizando la última prueba de tu vestido, te sugerimos llevar contigo los zapatos que usarás en el gran día, ya sean zapatos de tacón o tenis, ya que esto te permitirá ajustar  el largo de tu vestido (más adelante hablaremos a detalle sobre éste punto).



Todavía en la tienda, aunque te acabes de probar tu vestido hace 5 minutos, asegúrate que te enseñen el vestido una vez que lo hayan colocado en su funda, existen casos de novias en donde al recoger su vestido no lo revisan en la tienda y al llegar a su casa se dan cuenta que el vestido está sucio, rasgado o alguna situación peor (sí, desafortunadamente éstos casos existen y es más normal de lo que crees). Cuando esto sucede es poco probable que la tienda se haga responsable, así que es mejor revisar cada detalle antes de salir de la tienda.

En casa: Una vez que tu vestido se encuentra en casa, por más que enamorada que estés de él, por más que quieras verlo cada hora o por más que quieras probártelo para asegurar que te sigue quedando perfecto, la mejor recomendación es colocarlo en un lugar lejos de los curiosos y dentro de su funda (en la que probablemente te entregaron tu hermoso vestido). Si tu clóset no es lo suficientemente amplio para asegurar que el vestido tenga ventilación, será preferible que lo cuelgues fuera del mismo, siempre cuidando que lo cuelgues de los tirantes de plástico que salen de las costuras y nunca directamente de la tela, ya que puede deformar el vestido y hacerlo un poco más grande. También puedes optar por guardarlo cuidadosamente en una caja con papel de seda, ésto permitirá que las fibras del vestido respiren mejor, en éste último caso te recomendamos sacar tu vestido unos días antes de tu boda para llevarlo a una tienda especializada a que lo planchen (con plancha de vapor) para borrar cualquier arruga que se haya podido generar mientras tu vestido estuvo guardado.

En cualquier caso, si vas a manipular tu vestido, ya sea por querer moverlo de lugar o simplemente porque no pudiste resistir la tentación de volver a verlo, asegúrate que siempre sea con las manos limpias.

Cuidados para tu vestido de novia el día de la boda.

Como lo mencioné al inicio, será importante que el día de tu última prueba de vestido acudas con los zapatos que usarás el gran día, ya que es necesario que ajusten el largo de tu vestido, con la finalidad de que el gran no esté arrastrando y se ensucie rápidamente (sobre todo si has optado por casarte en un jardín).



Si has decidido no utilizar una bata mientras te arreglan, sí te recomendamos usar una camisa de botones en la que te sientas cómoda, ya que si utilizas una playera será mucho más complicada el retirarla para ponerte tu vestido.

El vestido de novia deberás ponértelo hasta que tu maquillaje, desodorante y perfume estén completamente secos y es casi seguro que necesitarás la ayuda de tu mami, hermana y/o alguna dama de honor, para evitar cualquier mancha de maquillaje.

Cuidados para tu vestido de novia después del día de la boda.

Una vez terminada la fiesta, es necesario llevar cuanto antes tu vestido a una tintorería donde ofrezcan el servicio especializado para tratar un vestido de novia. Si saldrás a tu luna de miel al día siguiente de tu boda, puedes pedirle a algún familiar que lleve el vestido a la tintorería mientras estás fuera disfrutando de tus primeros días de casada o puedes llevarlo tú misma al regresar.

Si tu intención es conservar tu vestido, existen proveedores que venden cajas especiales para conservar tu vestido como un bonito recuerdo, una vez que se encuentra limpio.

También vale la pena mencionar que algunas novias también optan por vender o regalar su vestido, ya que no les agrada la idea de que un vestido tan bonito no vuelva a ser utilizado.

Deja un comentario